¿Existe un sistema para la gestión de los compromisos organizacionales?

¿Existe un sistema para la gestión de los compromisos organizacionales?
E

l centro, el núcleo del SIGCO no es algo diferente a lo que es el centro de las relaciones humanas virtuosas. La confianza. Ésta debe ser un aliciente, una meta y una forma de relacionarse al interior de los equipos de trabajo. La confianza debería ser el objetivo último de unión de su trabajo con su equipo. Sin confianza no tiene resultados, pues sin confianza los pedidos simplemente se cumplen mal o derechamente, no se cumplen.

Nosotros le llamamos con cariño SIGCO, pero sabemos muy bien que ahí se oculta una herramienta de gestión organizacional efectiva que no solo garantiza el cumplimiento y la correcta administración de los compromisos que los trabajadores, ejecutivos o gerentes adquieren con sus pares o superiores. Todo conceptualizado en un ciclo que hace sentido y crea organizaciones más eficientes. Eso sin hacer mención que contribuye a la separación efectiva de las conversaciones tóxicas, resentidas y mal intencionadas de la interacción laboral que vela por el cumplimiento de las metas y sub-metas.

En diversas ocasiones EL SIGCO nos ha acompañado en los trabajos de intervención organizacional, de la misma forma como nuestros alumnos del Diplomado en Coaching asisten a un seminario que les exige trabajar en profundidad este sistema, de tal manera de poder facilitarlo en una organización. En ocasiones invitamos a nuestros alumnos a formar parte de los equipos que intervienen en empresas para que puedan experimentar en primera persona los retos y dificultades de implementar un buen SIGCO

LAS FASES 1 Y 2 DEL SIGCO

Lo interesante es por su puesto poder observar sus cuatro fases y la forma en la cual éstas describen en detalle cada elemento que debiera ser cuidado en la organización. Eso suponiendo que a usted le interesa elevar el cumplimiento de metas y asegurar la eficiencia de la producción. No hay otra manera de asegurar este cumplimiento, que por su puesto se ubica en un ámbito subjetivo de la interacción laboral. La misma interacción laboral que antes (lamentablemente hoy también) se prestaba para un sinfín de abusos en contra de grupos sociales más débiles. Hoy logramos aproximarnos en plenitud a la gestión de todos los compromisos organizacionales dada la existencia de las cuatro fases que implementadas logran interrumpir cualquier error voluntario o involuntario.

La implementación es quizás la fase más endeble en el sentido de que requiere un compromiso doble y triple de los gerentes, los jefes, los administradores o mandantes con la capacitación de su gente. Requiere el reconocimiento de la falencia pero sobre todas las cosas requiere el compromiso de aplicar al pie de la letra las cuatro fases con sus cuatro características temporales en la articulación, supervisión y recepción de cualquier pedido. El compromiso de no saltar por encima de las reglas del SIGCO y dar por hecho que mi capacidad para imponerme es suficiente para saltarme la creación de contexto y comenzar unilateralmente con la coordinación de acciones. Lo anterior sin lugar a dudas levanta resquemores y resistencias. Afecta negativamente en la realización de la tarea tendiente a la satisfacción de su propio pedido. Inclusive cabe agregar en este punto que la presencia de Kayros, vale decir el poder de poder elegir el momento adecuado para realizar un buen pedido resulta clave y puede solamente brotar desde la empatía de las personas que componen una organización.

FASE 3 Y 4 DEL SIGCO

La tercera fase requiere en este caso una atención especial que está constituida por la presencia de Cronos. Debemos entender que tanto cumplidores como exigentes están sujetos a la temporalidad del pedido. Sujetos al tiempo que se toma el cumplimiento de lo requerido. Desde el mandante se debe entender que todo toma su tiempo, y si probablemente el pedido no fue hecho a tiempo, comprender que también su cumplimiento tomará más tiempo, lo cual habrá que acordar mutuamente, claro. La contracara es de aquel al cual se le ha hecho el pedido quién debe velar por que el tiempo acordado para la entrega o la realización del pedido se cumpla. Queda para otro día hablarle de las posibles contingencias y su manejo de acuerdo a este sistema.

Finalmente la cuarta fase constituye en todos los casos de un SIGCO bien aplicado, un aliciente, vale decir un incentivo para la correcta gestión del próximo compromiso mutuo. Inclusive el aliciente es tal de aplicar este sistema pues permite el soterramiento de todo tipo de conversaciones ajenas al pedido. Permite el soterramiento de todo tipo de conversaciones improductivas.

Si quiere saber más de cómo trabajar estas u otras herramientas que son de su personalidad, de su sujeto, de su persona, de sus emociones o sentimientos con respecto al logro o no logro de las metas, y como adecuar ese ámbito personal para que lo beneficie en ese mismo logro, no dude en asistir a uno de nuestros talleres del Ciclo de Talleres  Reencuentro: https://evscoaching.cl/reencuentro/. Éstos se realizan todos los días sábado de 09.15 a 18.00 hrs. en Av. El Rodeo 13.710-B, Lo Barnechea e incluyen almuerzo y vituperios.

Por supuesto como siempre lo dejamos invitado a que si le ha gustado lo que ha leído, le dé me gusta a éste artículo en las redes sociales, lo comparta con quién estime conveniente y por supuesto siga nuestras constantes actualizaciones en nuestro Facebook: https://www.facebook.com/evscoachingconsultores/

Deja un comentario