De qué estamos hechos los seres humanos Parte 1

L

a Noción de Inquietud Humana

La historia a través de los años nos entrega una idea de aquello de lo que estamos hechos los seres humanos y yo pretendo alejarme de esa idea. Por ahí la historia nos cuenta que el ser humano es un ser político (Aristóteles), o uno que usa herramientas, o que somos seres racionales, o sea provistos de razón, con conciencia, mente, espíritu y alma. Aprendo de esto que al parecer la mente es algo separado del cuerpo o que el cuerpo es el “lugar de residencia” de la mente.

Interesante esta mirada, pareciera servirle a aquellos que sostienen que el ser humano es un ser inmutable, un ser que no tiene posibilidades de cambiar, un ser que está de paso. Esto abre la posibilidad de atribuir a lo divino, todo aquello que no nos podemos explicar.

Pero esto de que la mente está separada del cuerpo se hace cada vez más indefendible. Una amiga que es un médico extraordinario y que yo tengo muy cerca, que estudió medicina alópata, medicina homeópata y existe el juicio que ella es una de las mejores en el área de la medicina biológica, dice que los problemas que se nos manifiestan como disfunciones corporales vienen de la mente. Me parece una interesante opinión en el plano de lo que expongo.

Volviendo a lo que es el ser humano, dice Mayr, que él nos remite al habla, a la lengua. Dice que el lenguaje cambió al hombre. Este hizo surgir al ser humano. Esto porque el lenguaje permite el surgir de los fenómenos mentales, de la razón, la conciencia, el espíritu etc. Esto nos revela que lo que nos constituye en el tipo de ser que somos, es el lenguaje. Vivimos en el lenguaje. Este es el gran aporte de la ontología del lenguaje.

Me gusta contar la historia de aquel muchacho que naufraga en una solitaria isla en compañía de la mujer elegida como la más bella del mundo, la miss universo de ese momento. El muchacho no podía creerlo, no podía creer tanta “suerte” entre la mala suerte del naufragio. Pensó que era algo maravilloso lo que estaba viviendo. Se levantaba todas las mañanas admiranda a la chica y pensando en cómo sería que ella se fijara en él como el hombre que era. Lo embargaba la ilusión de lo posible.

Una de las tantas mañanas en que ellos despertaban al nuevo día, ella manifestó abiertamente un entusiasmo nuevo por el muchacho. Una manera de relacionarse con él que a él le sorprendió positivamente. Juntos pasaron un día maravilloso, caminaron por la isla como queriendo descubrir todo aquello que en los más de veinte días de naufragio no habían podido ver. Al llegar el atardecer ellos se amaron y se disfrutaron.

Ahora compartir el cuento mismo y relacionarlo con que el ser humano es un ser lingüístico. El muchacho entró en una verdadera desesperación. Se decía a si mismo he podido amar a la chica más linda del mundo y… NO TENGO A QUIEN CONTÁRSELO Lo que nos hace ser el tipo de seres que somos es el lenguaje.

Pronto continuaremos con la segunda parte

Si te ha gustado este texto, te invitamos a dejarnos tu like y a compartir el contenido con las personas que consideras pertinente.

Deja un comentario